La molestia de Muñoz Ledo contra AMLO

187

Por Silvestre Arizmendi Torres

A mediados del 2020 el entonces diputado federal de Morena, por la vía plurinominal, Porfirio Muñoz Ledo de 88 años de edad, intentó buscar dirigir al partido político que fundó el presidente Andrés Manuel López Obrador. Muñoz Ledo centró su precampaña en un discurso contra Mario Delgado Carrillo que en ese momento también fungía como legislador federal y que finalmente fue el elegido para dirigir las riendas del partido lopezobradorista.

Muñoz Ledo, afirmó en varias ocasiones que la ambición de Delgado iba ligada a las aspiraciones del canciller Marcelo Ebrard para el 2024 y que por eso no convendría al partido llevarlo a la dirigencia.

Su obsesión por dirigir al partido en el poder, lo llevó incluso a buscar un acercamiento con el propio Andrés Manuel López Obrador para que diera línea a los grupos al interior de Morena, sin embargo, escuchó del presidente su ya conocida frase, “la línea es que no hay línea”, lo cual molestó mucho al experimentado político que dio pie para convertirse en acérrimo crítico de la 4T y todas sus extensiones, llámase partido o gobierno.

Desde entonces hasta ahora, el que fuera dirigente nacional del PRI en tiempos de Luis Echeverría, ha reaccionado a consecuencia de esa molestia llena de rabia y rencor, que deja asomar una alianza con la oposición rumbo al 2024 enfocada en el golpeteo político contra AMLO y Morena, y que ahora busca ser el líder de la oposición a AMLO, muy a su viejo estilo de hacer política.

Las aseveraciones de Don Porfirio de acusar al presidente de buscar heredar una alianza con el narcotráfico para quien lo suceda en las elecciones de 2024, no son más que el reflejo de la irá que nació a raíz de su fallido intento por buscar manejar al instituto político mejor posicionado de México y América Latina. Él sabia que esta era su ultima oportunidad para ser presidenciable o por lo menos, poder hacer acuerdos con quien sea el abanderado.

No olvidemos que Muñoz Ledo ha sido de todo, solo le falta ser presidente de la república, lo cual ya no será posible y eso agranda más la herida, pues en diversas ocasiones buscó la postulación por el PRI, PRD y en el 2000 fue candidato presidencial por el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) obteniendo solamente 156 mil 896 votos, en Morena la oportunidad se esfumó o quizá nunca existió.