La primera década de los 2000 regresó a la Ciudad de México con el Punk Rock Fest Vol. 1, en el que estuvieron bandas como Delux e Insite.

#Opinión: Lo que sonaba en MySpace

43

La primera década de los 2000 regresó a la Ciudad de México con el Punk Rock Fest Vol. 1, en el que estuvieron bandas como Delux e Insite.

Foto: Karla Trejo

Por Karla Trejo

RegeneraciónMx, 18 de octubre de 2022.- No es lo mismo vender éxitos que vender nostalgia. Digamos que por décadas se han lanzado discos y discos recopilatorios con las canciones más famosas de cualquier artista que lo amerite como Luis Miguel, Vicente Fernández, Juan Gabriel, Los Ángeles Azules, Caifanes y demás. Todos estos son claros ejemplos de que el famoso disco llamado ‘grandes éxitos’ vende y vende bien. Pero, de unos años para acá esa fórmula se ha trasladado a los conciertos, y cómo no, si ya no se venden tantos álbumes como antes debido a la digitalización de la música.

Qué mejor muestra que proyectos como el 90’s Pop Tour, La Caravana del Rock & Roll, la gira Grandiosas y Rock En Tu Idioma Sinfónico. Todos, todos se han enfocado en un sólo género y en una sola época saboreando nuevamente el éxito gracias a canciones que tienen décadas de haber nacido.

La nostalgia del punk rock

Pero con todo y esto había una parte de la fanaticada que no estaba siendo tan considerada en los conciertos nostálgicos: aquella que disfrutó del punk rock en español de inicios de los 2000 -y en la cual me incluyo- con bandas como Panda, División Minúscula, Allison, Delux, Insite y demás. Me refiero a esa ola de grupitos alternativos que entonces se daban a conocer por la red social MySpace o algunos canales de televisión como Telehit, Canal 28, Canal Once y Much Music, o estaciones como Orbita (ahora Reactor 105.7 FM) y que solo tocaban en foros pequeños o medianos como El Tianguis Cultural del Chopo, el Multiforio Cultural Alicia, el Salón 21 e incluso en la última recta de Rockotitlán. De vez en cuando estaban invitados a las primeras horas del Vive Latino o a festivales gratuitos.

Algunas de estas bandas nunca abandonaron la escena musical e insistieron hasta grabar varios discos, llegar a estaciones de radio bastante populares y alcanzar, incluso, escenarios como el del Auditorio Nacional. Pero fue hasta este 2022 que alguien se acordó de aquella época y encendió la nostalgia punkrocker con un festival exclusivo del género. Fue la compañía Zepeda Bros quien organizó el Punk Rock Fest Vol. 1 CMBA en el Velódromo Olímpico de la Ciudad de México.

Sin duda, la fórmula funcionó. El cartel fue suficiente para soltar la lágrima del recuerdo con Seguimos Perdiendo, Hulespuma, Elli Noise, Delux, Thermo, Hummersqueal, Insite y Tolidos, entre otros grupos. La convocatoria, bastante buena: varios miles de teintañeros disfrutamos de 10 horas de música con puntualidad inglesa distribuidas en dos escenarios. Sí hubo unas cuantas fallas de audio, pero nada importante. El lugar estaba bastante amplio, con gradas que eran de acceso general, comida no tan cara, cerveza a precios que ya todos conocemos y, lo malo, baños portátiles sin agua ni papel higiénico.

¡Cómo han cambiado las cosas! Curiosamente, el concierto empezó tempano y terminó temprano (a las 10:30pm) como en aquellos tiempos. Y es que los entonces adolescentes teníamos que alcanzar el metro abierto para llegar a casa; ahora no tantos caminaron hacia la estación cercana, pues gran parte íbamos en autos particulares. Entonces apenas sí se vendían cervezas en esos eventos porque la mayoría éramos menores de edad; esta vez fue lo que más se bebió. Entonces los boletos para ver a cualquiera de estas bandas costaban desde 50 pesos hasta máximo 300; ahora el costo alcanzó los 700 pesos.

Más de uno comentaba por ahí que en esta fiesta faltaban División Minúscula (que está de gira por México con nuevo disco) y Panda (que están desintegrados desde hace algunos años); sin embargo, con ellos en el menú no habría sido lo mismo, ni siquiera habríamos cabido en el velódromo. Para mí no faltó nadie. Fue más que suficiente para volver a brincar, ponernos nuestras prendas a cuadros, los tenis rotos y lucir los tatuajes. Incluso los de las bandas retomaron sus atuendos emo y skate, aunque las arrugas ya los delataran.

Fueron 10 horas ininterrumpidas de música y caras conocidas. No bandas nuevas, no canciones nuevas. Todo era parte del pasado, así que tampoco hubo momentos en silencio, todo se cantó y se bailó con gran emoción. Pero, definitivamente, Here Comes The Kraken, Thermo, Delux e Insite se llevaron las palmas del evento. A ninguno de ellos se les veía hace tiempo por la CDMX, de tal manera que pusieron la línea de expectativa alta… y la rebasaron.

Además de música también disfrutamos de unas cuantas funciones de lucha libre con estrellas como Canek, Máscara Año 2000, Blue Panther y El Fantasma. Definitivamente la nostalgia vende y vende bien. Y el Punk Rock Fest CMBA promete una segunda entrega.

Enlace a la fuente